MALLO

Ya nadie se llamará como yo, de A. Fernández Mallo

No creció viendo dibujitos de Disney. Recuerda, sí, que tras ver Tarzán se le ocurría colgarse de las cortinas de la casa como si fueran lianas. Y lo hacía. Inquieto, hijo menor de cuatro hermanos. único varón. Cuando se hizo grande se licenció en Ciencias Físicas. Asegura, aún hoy, que la mirada de un poeta y la de un científico funcionan de un modo similar al “preguntarse por la naturaleza de las cosas y, a

rosa montero

Rosa Montero: “No creo en el canon”

¿Cuál es tu libro pendiente/postergado más vergonzoso? No tengo ningún libro pendiente o postergado que me cause vergüenza. No creo que haya que leer algo para no avergonzarse de no haberlo leído, sino para disfrutar de ello. No creo en el Canon, en fin. Me faltan muchísimos libros clásicos y contemporáneos que me gustaría leer, pero por desgracia creo que no me queda vida para leerlos todos. Ese es un pensamiento que me angustia un

Elloboestepario

El lobo estepario, de Hermann Hesse

…Mis secretos obstáculos, mi miedo inconfesado al baile de máscaras, no se habían aminorado con el cine y sus estímulos, sino que habían crecido de un modo desagradable, y yo, pensando en Armanda, hube de hacer un esfuerzo para que, por último, me llevara un coche a los salones del Globo y entrar. Se había hecho tarde y el baile estaba en marcha hacía tiempo. Tímido y perplejo, me vi envuelto al punto, antes de

melisa aller

El cine antisistema de Melisa Aller

  En Buenos Aires existe el Club del Súper 8. Es un grupo de cineastas que insiste en mantener vivo el espíritu aventurero de filmar en películas de 8 milímetros. En plena época moderna de la imagen: digital, limpia, rápida y fugaz, ellos filman con rollos costosos que tienen que hacer valer. Armados con sus cámaras con tracción a sangre, ensayan e imprimen sin efectos correctivos post edición. En la actualidad, casi todos disponemos de

Juan Cruz

Los cronistas de Juan Cruz

Los cronistas más reconocidos de Hispanoamérica de los últimos años son entrevistados por Juan Cruz en Literatura que cuenta (Adriana Hidalgo, 2016). Con el Nobel de Literatura de 2015 concedido a Svetlana Aleksiévich se ratificó la importancia que el periodismo narrativo ha tomado en los últimos años; la no ficción como mecanismo para contar el mundo, sin prisa, usando las herramientas de la literatura. Juan Cruz Ruiz (Tenerife, España, 1948), director adjunto de El País

Vera-Giaconi-04-©-Magdalena-Siedlecki-2017

Vera Giaconi: ‘Me da temor marcar demasiado el camino’

Vera Giaconi tiene un método. Cuando se sienta a escribir un relato, esa primera versión la hace a mano, en un cuaderno, de corrido, manuscrito, con un lápiz. La táctica la ayuda a que la conciencia fluya. La mano avanza, las ideas acompañan y todo queda registrado. Sin censura. Con esta técnica escribió los cuentos de los dos libros que ya tiene editados y también aquellos que aún no salieron a la luz pero que

tomás downey

Una puesta en escena del universo Tomás Downey

“A la mañana siguiente tuve que admitir que era cierto. El caballo estaba ahí. Asomaba parte del torso y las dos patas delanteras, flexionadas, se apoyaban firmes sobre el piso. Cuando lo regué por primera vez, relinchó. Ahí, no sé, fue como una epifanía. Agarré el teléfono con ambas manos, cerré los ojos y marqué. Cuando escuché el primer tono sentí un frío que me bajó por la nuca y me entumeció el cuerpo. Contuve

Skliar

La soledad de Carlos Skliar

“La soledad podría ser un principio, un punto de partida, una patria, un refugio una guarida, el propio cuerpo…” Carlos Skliar   Carlos Skliar (Buenos Aires, 1960) intenta en Escribir, tan solos (Mármara Ediciones, 2017) edificar la biblioteca de la soledad. Y digo intenta porque él mismo reconoce al final del libro que la gesta continúa inacabada. “La soledad es una biblioteca siempre incompleta”, dice, no como fallo, sino como condición para seguir leyendo, para

Silvia Perez Cruz

Sílvia Pérez Cruz, la voz indomable

Dice que se juega mucho cada vez. Nada menos que su propia felicidad. Y la de su hija, Lola, que se llama así por Lola Flores, la artista flamenca más popular de todos los tiempos. Ella quería que la cadena funcionase: que Lola tuviera una madre feliz, así que ella lo intenta con ímpetu desde siempre; jugárselo todo cada vez que ejerce su arte. A pesar de que es difícil, muy difícil. La mayoría de

catarescu

El Levante, de Mircea Catarescu

**La policía hizo que aquello se esfumase. No era San Francisco sino Bucarest. Rumania no quiso permitirse tener sus propios Beats y cerró lo que la “Generación de los Tejanos” llamó El círculo de los lunes, la cita semanal a la que, mientras pudo, Mircea Cartarescu acudió con religiosidad a recitar versos que clamaban contra la cultura oficial y el establishment del momento. Querían ser los beatniks del otro lado del océano. Pero no se