Browsing Category

Literatura

halfon

El encanto de los ojos en Halfon

¿Qué realidad vemos cuando los ojos nos fallan? En El trabajo de los ojos, Mercedes Halfon trenza autoficción y ensayo para construir una poética de la visión: revela la belleza de los mecanismos oculares y se pregunta por los modos en que las enfermedades visuales habilitan un (otro) modo de mirar el mundo. “‘No te quiero ver más’, le decía ella mientras paraba un taxi. No pude evitar espiarlos. Atardecía y los faroles recién prendidos

roald-dahl

Roald Dahl es desobediencia

Escribir desde el desvío Nacido en Gales en 1916, gran parte de la vida de Roald Dahl parece ser una crónica del siglo XX. De hecho, su vida es un intervalo entre dos guerras que marcan con violencia ese siglo: la primera Gran Guerra lo ve nacer y el fin de la utopía comunista y la Guerra Fría le canta su panegírico en 1990. Fue piloto de aviación y, desde los aires, vio arder, durante

GIRONDO2

La espiral de Girondo

La literatura argentina tuvo en Oliverio Girondo  al poeta que se consagró por recrear las angustias existenciales del hombre a través de un lenguaje despojado y salvaje. En la masmédula, su último libro, es lectura para transgredir y  transmigrar. “De vértices quemados / de subsueño de cauces de preausencia de huracanados rostros que trasmigran / de complejos de niebla de gris sangre / de soterráneas ráfagas de ratas de trasfiebre invadida.” (1) Quizás la mayoría de

sastrecdl

Elvira Sastre y el furor

Una chica se acerca con miedo, pide permiso para interrumpir la conversación y deshace el círculo formado por seis personas: «Disculpa, ¿te puedo abrazar?» Le interesa sólo una. Elvira Sastre gira su cuerpo, le dice que sí, por supuesto y la chica rompe a llorar. La RAE define la palabra furor como el momento de mayor intensidad. Este llanto, en sus distintas formas de existencia, se repetirá más adelante en varias ciudades del mundo, pero

neuman

La fractura de Andrés Neuman

Hay una vida vanamente útil que merece ser contada. Eso han pensado, tal vez, después de un «temblor» que removió los recuerdos: Violet, Lorrie, Mariela y Carmen. Una explosión, un accidente, una catástrofe, una tragedia, un hombre. Un vacío, una grieta, la potencia del oxímoron: una fractura conecta a estas cuatro mujeres, de cuatro países, idiomas y sueños diferentes. Ellas y un narrador en tercera persona insertan, como en el arte del Kintsugi, polvo de

molloy andruetto

Molloy y Andruetto: mujeres in between

Cuando el lector se sumerge en la lectura de historias migrantes sabe de antemano que algo del orden de lo impredecible estará escrito. Es que la vida del que deja su tierra para instalarse en otra, muchas veces desconocida, está plagada de vaivenes y conflictos que dejan una huella en su propia identidad. El migrante inicia su viaje con una mochila cargada con dosis de añoranza, incertidumbre y esperanza. El libro de Sylvia Molloy Vivir

bellatin

Los ciegos de Bellatin

Carta sobre los ciegos para uso de los que ven (Alfaguara, 2017) es el nuevo libro de uno de los autores más prolíficos e inclasificables de la narrativa latinoamericana contemporánea. Para una pareja de hermanos ciegos y sordos, el sexo y la palabra escrita se vuelven las únicas vías de contacto entre sí y con su entorno: un edificio sórdido poblado por enfermos mentales y emboscado por perros salvajes. Un curioso mecanismo de escritura que

knausgard

De Knausgard al boom de la autobiografía

Durante los últimos años el mercado editorial ha mostrado una gran cantidad y variedad de autobiografías: desde novedades hasta reediciones o versiones actualizadas. El género autobiográfico parece haber ganado peso propio gracias a la fuerza de las historias y a la creatividad de la escritura para estimular las lecturas. En esta categoría, merece una mención especial Karl Ove Knausgård quien en 2009 emprendió un ambicioso y arriesgado proyecto literario: su obra autobiográfica Mi lucha compuesta

ines-garland

El amor según Inés Garland

“Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo”. El amenazado, Jorge Luis Borges. Inés Garland tenía once años cuando escribió su primer cuento: una historia de amor imposible entre una princesa de papel y un soldado tijera, que la corta en pedacitos hasta que ella se convierte en un bollito. Ese parece ser el primer recuerdo que

leila sucari

La luz de Leila Sucari

I Vive en una gran ciudad. Escribió su primera novela en un año y nueve meses. El cómo logró transitar el proceso de escritura y trabajo es un misterio –en parte- hasta para Leila Sucari. Podría haber partido de su experiencia de niñez en el campo. Conocer demasiado el terreno metiendo las patas en el barro. Luego, partiendo de lo propio, lo podría haber deformado apelando a su imaginación. Podría haber sido un sueño: un feto difuso que se esforzaba