Betina González

Betina González: ‘El corazón es un cazador solitario’. Sólo por un título como ese, una podría matar.

 Por Betina González

Betina González

 (1)          ¿Cuál es tu libro pendiente más vergonzoso?

 Muchos, pero especialmente, La montaña mágica. Con ese título tan bueno y tan lento, tan deprimente, Thomas Mann… Hay que estar pasando por una etapa de felicidad enorme para tener ganas de meterse en ese hospital. Todavía no me ocurrió.

 (2)          ¿Cuál es tu T.O.C. en la vida cotidiana? ¿y tú T.O.C. como escritora?

No tengo.

(3)          ¿Alguna vez robaste un libro?; ¿cuál, dónde y por qué?

Sí. A los quince años, en la Feria del Libro. Era uno sobre cine. No me gustó cómo nos trató el vendedor a mí y a mi hermano. Siempre me arrepentí y mi hermano me lo reprocha hasta hoy.

 (4)          ¿Cuál fue el último libro que no pudiste terminar de leer y por qué?

Muchos. No creo en eso de que hay que obligarse a terminar los libros. Si no me capta, culpa mía o del autor, da igual, el libro se queda a la mitad. Sólo si es para un trabajo me obligo a leerlo completo.

 (5)          ¿Qué premio no estarías orgullosa de recibir?

 El de miss simpatía. No sería justo.

(6)          ¿Cuál fue la primera palabra que pronunciaste?

 No sé, no me contaron y no pregunté. Nunca me pareció importante.

(7)          ¿Cuál es tu palabra preferida? ¿y la más odiada?

 Favorita, no tengo. De repente, una palabra que usás todos los días te puede capturar y volverse resplandeciente. En una época, cuando era muy joven y tenía un trabajo de 9 horas en una oficina, me vengaba leyendo novelas y anotando palabras. Tenía miedo de olvidarlas por culpa del tiempo vendido al Capital.

 Odiada: hay palabras que se ponen tan de moda que se devalúan. “Lúcido”, por ejemplo. Qué linda palabra y qué uso inflacionario se hace de ella. Últimamente todo el mundo es “muy lúcido”.

(8)          ¿De qué título te hubiese gustado ser autora?

 El corazón es un cazador solitario. Más allá de la novela, que es buenísima, sólo por un título como ese, una podría matar. Qué atrevimiento. Encima funciona tanto en inglés como en la traducción al español.

 (9)      ¿Cuál es el libro que más has subrayado?

El libro del desasosiego, de Fernando Pessoa. No tengo foto porque quedó en una caja en Texas que aún espero que me manden.

 (10)      ¿Recuerdas dónde y en qué época leíste ese libro?

 Lo leí durante los horribles años 90, entre 1996 y 2002. Muy apropiado para esa época ahora que lo pienso. Lo tenía en la mesa de luz y lo leía de a ratos, para que no se me acabara.

 (11)      ¿Qué frase recuerdas haber subrayado y que haya quedado grabada en tu cabeza?

 Muchas. Estas vuelven de vez en cuando: “Porque no soy del tamaño de mi estatura sino de lo que veo” y “Ser comprendido es prostituirse”.

 

Ir a PESQUISAS anterior: Violeta Gorodischer.

One Comment
  1. Reply Jonatan Lukasievicz 27 febrero, 2017 at 6:27 pm

    La montaña mágica es un libro que compré, solo por lo que otros, que no lo habían leído, decían. Leí las primeras páginas y me interesó. Lamentablemente quedaban más de mil por leer, con personajes como hormigas, olvidables en su mayoría. Sin embargo, tengo una rara segunda edición, en alemán antiguo, letra gótica.

Leave a Reply