Browsing Tag

libros

selva almada

Literatura federal en tu mesita de luz

En medio del raro año pandémico 2020, la creación de la librería on line “Salvaje Federal” apareció para ofrecer un catálogo de autores de distintas regiones de Argentina y plantear expectativas e interrogantes. El proyecto está a cargo de la escritora entrerriana Selva Almada.  Un recuerdo. Hace 25 años, un profesor de teoría literaria de la Facultad de Filosofía y Letras de la calle Puán, y que también era escritor, tuvo una bella intuición: realizar

Harwicz

Lo degenerado de Harwicz

En palabras de Todorov hablar de un libro es hablar de la vida, del individuo y de la sociedad. Degenerado, la cuarta novela de la escritora argentina Ariana Harwicz desafía los criterios éticos, estéticos y morales de estos tiempos. El mercado transita un cambio de época. Los feminismos tienen sus pilares consolidados. Una postura clara entre las víctimas y los victimarios. Voces representativas que se alzan en defensa de las víctimas frente a  estereotipos de

zoe hochbaum

El Monstruario de Zoe Hochbaum

El presente expuesto por la pandemia da cuenta de un mundo agotado y gris.  Agotado como experiencia vital solo propone automatismos y de un gris que limita las posibilidades imaginativas. Maquínico y monocromático, nuestro tiempo apela de manera recurrente a la idea de normalidad (vieja, actual y futura) y parece no tener lugar para las diferencias.   En este contexto el Monstruario de Zoe Hochbaum es como mínimo un desafío a la imaginación  ante la mirada

roger mello 3

Los libros prohibidos de Roger Mello

El libro es amarrado a una piedra para ser arrojado al lago de la nueva ciudad; es envuelto con una cuerda, ella lo sujeta al peso que le permitirá llegar al fondo, sin volver a la superficie. Los libros son peligrosos, las personas pueden ser detenidas o desaparecer a causa de ellos, como los padres de Clarice. Y en Brasilia el cielo es tan diáfano que, si se quemaran los libros en una hoguera, sería

carlasantangelo

Índigo, al otro lado del espejo

Vuelvo a estos diarios. Siempre vuelvo por algún motivo. A veces para leer fragmentos en una terraza de Buenos Aires casi llegando el final del verano. Otras veces para tomar notas, otras para dormir acompañada. Un día descubrí que esta antología funciona como un oráculo. Por ejemplo ahora,  que abro el segundo volumen por la página 143 y leo a Iosune de Goñi: “Quién habla a través de mi boca”. Entonces cierro el libro y