Browsing Tag

buenos aires

emilialbi

Emili Albi, el novelista discreto

Emili Albi escribió un libro que toca la fibra de cualquiera. No es poco. Un libro que tuve que leer porque se me impuso. Me llegó un miércoles, me acuerdo, y estaba agotada -les pasará a todos últimamente-, así que lo abrí con cierta pesadez, sin mucho entusiasmo y sin embargo, pam, caí como un ratón en una trampa. La noche antes había dormido mal por preocupaciones varias, estaba muerta de sueño pero no, no

césar bustillo

Boceto del artista de Plátanos, César Bustillo

“Era yo un río en el atardecer (…). Me atravesaba un río, me atravesaba un río…” J.L. Ortiz El de Plátanos no es un río, es un arroyo. Pero no uno anónimo, sino el Arroyo encantado. A su vera corrió, como un afluente, la vida de César. Elemento esencial para la vida, el agua, evidencia, en su claridad, lo íntimo de quienes habitan la tierra y la constituyen morada. “Sólo aquí reflejarás mi alma”, escribió

élmato

La dinámica de lo infinito

Las canciones de Él Mató son de esas que te hacen caminar flashando que estás en un videoclip. Quizás algo así le pasó también a Bruno Stagnaro cuando le propuso a Santiago Motorizado usar su música para la remasterización de Okupas. “Fue un sueño”, diría una y otra vez en varias entrevistas. Como quien necesita repetir muchas veces algo para creérsela. -Cada vez que sacamos un disco con Él Mató siempre tengo un grupo de

wilcock

Wilcock: la soledad y el monstruo

Cuando hablamos de Juan Rodolfo Wilcock nos encontramos girando, casi siempre, en torno a cierta incómoda inefabilidad. Pese a haber pertenecido a ese círculo de grandes escritores que giraba en torno a la revista Sur –Jorge Luis Borges, Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares–, Wilcock se nos aparece (cuando lo hace) bajo la figura de un hermano menor desplazado. Formó parte de esa generación de escritores del 40 que no se llevaba muy bien con

pradelli

Ángela Pradelli o la poética del viaje

Indudablemente somos seres sociales mediados por las palabras. Nacemos con una palabra que nos identifica, nos criamos con palabras que nos crean, nos educan, acusan, develan y/ o empaquetan. Bajo esta historia que nos antecede, la poesía como la expresión de la libertad nos brinda una puerta de escape, una ventana de emergencia, respira nuestra sensibilidad frente al mundo, contiene y libera nuestro legado, expresa nuestra identidad literaria y declara nuestra capacidad de felicidad. El

sacheri

Sacheri, un joven adulto insomne

 Es escritor, docente y guionista (aunque dentro del mundo del cine admite sentirse un invitado). Eduardo Sacheri, cuyas historias cuentan con un notable reconocimiento a nivel internacional, es uno de los autores estrella de la literatura argentina. Es la mirada. En principio, es eso. La dirección letal hacia un punto directo que parece penetrar el vacío. Los pensamientos se le perfilan vorazmente en algún lateral del cerebro, pero él, como si fuera un director técnico,

finzi

Finzi: imprevisible y fantástico

            “Todo lo que se tiene en la vida, todo cuanto se posee, es un oficio. No tenés un ladrillo, un cacho de tierra, un zoquete, ni la bicicleta de Dios. Un oficio. Es lo único. El mío es la escritura. Y porque tengo eso puedo amar”, reflexiona Alejandro Finzi (Buenos Aires 1951).             Afirma que todas sus obras son experimentales porque no acuerdan con el glosario de procedimientos dramatúrgicos. Busca en la escritura andar

maus

Volver a Maus

¿Por qué Maus hoy? ¿Por qué escribir esta nota, sobre una novela gráfica que se publicó hace veinte años? Porque leer Maus hoy, es decir, el propio acto de su lectura es ya en sí un desafío y una toma de distancia crítica en torno a la violencia simbólica que se ejerce en la sociedad actual. Y porque nos remite a la idea de RELATO como posibilidad de recabar en la memoria de los protagonistas de

puig

Manuel Puig y la alabanza tardía

     Manuel Puig (Argentina, 1932-México, 1990) debió afrontar con valentía, en su carácter de escritor pero también de ser humano, varias resistencias y agravios a lo largo de su vida. Y protagonizar involuntarios escándalos y humillaciones. Algunos fueron los que le depararon la dimensión de género. Sus novelas (porque también escribió cuentos, teatro, guiones de cine y crónicas), como bien afirma Ricardo Piglia, tensan la relación entre vanguardia (o neovanguardia, más preciso sería decir) y

anagallardo

Ana Gallardo, vida y obra

Pocas experiencias nos ponen en pie de igualdad como la de la muerte. Todos vamos a morir un día: los ricos, los pobres, los sanos, los enfermos, los locos, los cuerdos, los lindos, los feos, los cultos, los ignorantes y todas las posibles combinaciones de estas o de tantas otras categorías, si es que fuera posible establecerlas. Por algo el escritor norteamericano Philip Roth escribió antes de morir “La vejez no es una batalla, la