Juan Carlos Onetti, por Patricia Gutiérrez

Juan Carlos Onetti, por Patricia Gutiérrez

ILUSTRACIÓN: Juan Carlos Onetti, por Patricia Gutiérrez.   [Los adioses. Fragmento] Quisiera no haber visto del hombre, la primera vez que entró en el almacén, nada más que las manos; lentas, intimidadas y torpes, moviéndose sin fe, largas y todavía sin tostar, disculpándose por su actuación desinteresada. Hizo algunas preguntas y tomó una botella de cerveza, de pie en el extremo más sombrío del mostrador, vuelta la cara —sobre un fondo de alpargatas, el almanaque,

La Paz, por Álex Ayala

Al borde del precipicio

LA PAZPor Álex Ayala El periodista y fotógrafo boliviano Álex Ayala nos cuenta que, como por arte de magia, La Paz se pone en movimiento en apenas unos segundos y en plena madrugada florecen los portadores de oficios casi extintos. Desde soldadores hasta joyeros comienzan el día en una ciudad caótica que tiene sus reglas. Y para disfrutarla en toda su esencia uno debe sumergirse en ella con paciencia y sin anestesia. Para saborearla no

El desamparo total Sobre De la Íliada, de Rachel Bespaloff Por Martín Kohan

El desamparo total

Sobre CeroCeroCero, de Roberto SavianoPor Isabel-Cristina Arenas – See more at: http://continuidaddeloslibros.com/libros/124-las-mafias-temen-a-los-lectores#sthash.2kHJ9PAZ.dpuf Sobre De la Ilíada, de Rachel BespaloffPor Martín Kohan Rachel Bespaloff se suicidó el 6 de abril de 1949. Dejó dicho, a modo de explicación, que lo hacía en razón de su “extrema fatiga”. Había pasado dos exilios, una depresión nerviosa; había pasado ya la guerra, lo peor de la persecución a los judíos había ya pasado. El de la “extrema fatiga” parece,

Santiago Roncagliolo

“Los mejores narradores son los deportivos de la radio, son genios al contar con vibración, emocionándote, algo que no estás viendo”

Santiago RoncaglioloPor Jordi Corominas i Julián A Santiago Roncagliolo no le gustaba jugar al fútbol. Odiaba la educación física por que “la educación física odia a los intelectuales”. Gracias al fútbol, dice, la ciudad se convierte en una especie de animal al acecho, que está tenso y de repente salta cuando llega un gol, ruge y se abalanza sobre ti. La Copa del Mundo de 1978 es el escenario ideal para que Félix Chacaltana, personaje

roberto-saviano

Las mafias temen a los lectores

Sobre CeroCeroCero, de Roberto SavianoPor Isabel-Cristina Arenas Después de leer CeroCeroCero uno queda con la cabeza llena de rutas de transporte, un mapa con líneas de cocaína y nombres de narcotraficantes, también un poco agobiado de ver la verdad, de leerla y entender que es blanca, como el rastro de la droga más pedida en el planeta.

foto-pessoa

Pessoa fue hombre

Por Pablo Javier Pérez López Detrás de la exquisita obra del poeta portugués Fernando Pessoa, se esconde un hombre tímido y misterioso. Peatón y oficinista. Un hombre educado y amable como todos los que saben sufrir, con los dedos amarillos y el hígado negro, un hombre que traduce cartas comerciales de día y escribe compulsivamente de noche. Un hombre que traba gran amistad con su barbero y que pide anticipos constantes para poder sobrevivir. Un

Foto Susana Alfonso

“Los caminos de la literatura son inescrutables”

Por Flavia Company (1) ¿Cuál es tu libro pendiente/postergado más vergonzoso? Teniendo en cuenta que siempre he considerado que son los libros los que nos buscan y nos encuentran, se trata más bien de que algunos títulos han tenido la desfachatez de no hacerse los encontradizos conmigo o incluso la de apartarse cuando nos cruzamos. Quizás bajaron la cabeza, quizás miraron a otra, tal vez consideraron que no los iba a entender o que no

ILUSTRACIÓN: Pedro Páramo, de Juan Rulfo. Por Patricia Gutiérrez.

«Pedro Páramo», de Juan Rulfo

 ILUSTRACIÓN: Pedro Páramo, de Juan Rulfo. Por Patricia Gutiérrez.   [Fragmento]   …Era ese tiempo de la canícula, cuando el aire de agosto sopla caliente, envenenado por el olor podrido de las saponarias. El camino subía y bajaba: «Sube o baja según se va o se viene. Para el que va, sube; para el que viene, baja.» —¿Cómo dice usted que se llama el pueblo que se ve allá abajo? —Comala, señor. —¿Está seguro de

Elvira Lindo

Ver y no ser visto

NUEVA YORKPor Elvira Lindo La escritora española Elvira Lindo descubrió que en Nueva York la imagen es tan poderosa que a veces las palabras no alcanzan. Allí vive seis meses al año y cada vez que asiste a su clase de yoga toma fotografías de la misma esquina, que siempre le devuelve sensaciones diferentes. “La manera en la que se mira acaba siendo la descripción más exacta de uno mismo”, deja escrito en este diario

La omisión de la familia Coleman, de Claudio Tolcachir

Honestidad brutal

Sobre «La omisión de la familia Coleman», de Claudio TolcachirPor Violeta Serrano No sé lo que pensarían Cecilia Roth, Mercedes Morán, Humberto Tortonese, Beatriz Spelzini, Roberto Carnaghi, Natalia Lobo, Eduardo Blanco, Alejandra Darín, entre otros capos que fueron al Paseo la Plaza la noche de lluvia del 29 de abril a no perderse la llegada al circuito comercial de la obra de Claudio Tolcachir. Él y sus compañeros puede que recordasen que la primera vez